Comunicado de "Las Abejas", 22 marzo 2010

Organización de la Sociedad Civil “Las Abejas”
Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
Chenalho, Chiapas, México


22 de marzo, 2010

A todas las Organizaciones Sociales y Políticas
A todos los Defensores de los Derechos Humanos
A la prensa Nacional e Internacional
A la Sociedad Civil
A la Otra Campaña y
A la Opinión Pública

Hermanos y hermanas:
La milpa, el maíz, alma de vida, que alimentan el cuerpo de los hombres y mujeres de Chenalhó, están a punto de cosechar, y el tiempo de siembra del fríjol ya casi está por nacer, y las lluvias de mayo preparándose para bañar las bellas tierras tsotsiles.

Hoy les platicamos, compartimos que el buen vivir en nuestro pueblo y país, para llevar acabo nuestra lucha, tiene que ser diaria. Se atiza constantemente evitando que se apague el fuego vivo y alegre que nos impulsa a ser hombres y mujeres libres y verdaderas.

Hoy 22 de marzo, desde Acteal recordamos a un gran defensor de los derechos de los pobres y oprimidos de América Latina; a Mons. Óscar A. Romero. Este 24 de marzo se conmemora el 30 aniversario de su cobarde asesinato. Él fue un ejemplo de lucha, porque nunca se calló ante toda violencia y represión, sin importar lo que le pasaría. Recordemos estas palabras de él, que son contadas las personas que se atreven a decirla “Como pastor estoy obligado por mandato divino a dar la vida por quienes amo…". Nosotros como pacifistas de “Las Abejas” en solidaridad con el pueblo salvadoreño y por la justicia del asesinato de Mons. Romero un grupo de nuestra Organización estará presente en esta conmemoración tan importante para compartir y traer en la actualidad el espíritu de lucha de este gran hombre; “revolucionario de Dios”

La lucha de Mons. Romero por la paz y la justicia no se ha acabado y no se va a acabar, porque el monstruo que luchó contra él, sigue devorando a los pueblos organizados, porque esa bestia que mató a hombres y mujeres en el salvador, sigue vivo y sigue matando a mucha gente en este país y en el mundo que su nombre es: capitalismo y neoliberalismo.
Si vemos ahora la situación actual aquí en México, pareciera que se pintara similar a lo que denunciaba Mons. Romero y en especial de la carta que le escribió al presidente Carter de Estados Unidos el 10 de febrero de 1980: tengo la obligación de velar porque reine la fe y la justicia en mi país, le pido que si en verdad quiere defender los derechos humanos: prohíba se dé esta ayuda militar al Gobierno Salvadoreño.
No sabemos qué piensan ustedes compañeros de todos los pueblos de México, nosotros vemos que la “delincuencia organizada” en nuestro país es un buen pretexto para que Estados Unidos introduzca su ejército a “investigar” delincuentes organizados, porque Felipe Calderón no tiene capacidad de gobernar a un país. Sin embargo, el resto de los mexicanos, los tsotsiles tenemos sabiduría y no creemos que existan otras personas superiores que nosotros y nosotras.

Lo que le llaman “seguridad o lucha contra la delincuencia organizada”, en nuestra cosmovisión tsotsil no sabemos cómo traducir o llamar esto, porque es una “enfermedad creada” por los políticos y poderosos con intereses capitalistas y neoliberales. Es parte de la política de contrainsurgencia y de criminalización a las organizaciones y pueblos organizados que luchamos contra este sistema.

Compañeros y compañeras, el monstruo es grande, pero no es inmortal. A caso, ¿no somos muchos los hombres y mujeres que queremos la paz, la justicia y la dignidad humana? ¿Permitiremos más mentiras y pretextos de los políticos y gobiernos de México y de Estados Unidos? Todo hombre y mujer tiene derecho a vivir libres y hablando de justicia no puede ser que unos pocos decidan por nuestras vidas.

Recordemos y recordémonos que nuestra lucha contra la impunidad y por la justicia es grande, que cada pueblo e individuo sabemos que ante todo estamos ya hermanados y hermanadas. Toda violencia y represión de parte del Estado contra nosotros y nosotras, nuestra respuesta es la no-violencia activa.

¡No permitamos que gobiernos neoliberales vengan a atropellar nuestros derechos humanos!
¡Defendamos la soberanía de nuestra Nación Mexicana!
¡Vivan los pueblos organizados!
¡Viva Mons. Óscar A. Romero!
¡Vivan los Mártires de Acteal!

Atentamente
La voz de la Organización de la Sociedad Civil “Las Abejas”

Por la mesa directiva:


José A. Jiménez Pérez



Agustín Gómez Pérez
Francisco López Sántiz
Andrés Gómez Vázquez

0 comentarios: